ARTROSIS DE RODILLA

Igual que en todas las articulaciones la rodilla sufre desgaste, lo llamamos artrosis, en los jóvenes alrededor de los 50 se puede presentar por una causa traumática, una fractura antigua o la lesión de los ligamentos no corregida, en las personas mayores puede presentarse por el proceso normal de degeneración de nuestro cuerpo, es muy frecuente tener artrosis en la rodilla cuando tenemos una alteración del eje de las piernas ( torcidas en forma de arco o “garetas” y también en los “rodillijunto patiapartado” ) el dolor viene del rozamiento de los huesos sin tener la capa de cartílago que es lo que se pierde.

 

 

LESIONES

 

MENISCOS

Los meniscos son unos amortiguadores o colchones de cartílago en forma de media luna que tenemos para acoplar la articulación a manera de empaques, son muy fuertes y útiles pero pueden sufrir rupturas en especial en los traumas fuertes rotacionales de los deportes y también en las actividades de mayor esfuerzo de la rodilla, con el paso del
tiempo se hacen menos resistentes y los podemos romper con un tropiezo o con una
flexión máxima de la rodilla (cuclillas).
Tienen la particularidad de no cicatrizar o sanar espontáneamente y por eso cuando se rompen producen inflamación y dolor de la rodilla por mucho tiempo. Se tratan con artroscopia de la rodilla.

 

 

LIGAMENTOS

Corresponde a la ruptura de los elementos fibrosos que unen y estabiliza los huesos de la rodilla, el más frecuentemente lesionado en el deporte es el ligamento cruzado anterior, que genera una inestabilidad que desgasta la rodilla, este ligamento necesita reconstrucción siempre que la rodilla sea inestable.

 
 
 
 
 
 
 
   
 

 

CARTILAGO

Por un trauma, por desgaste o por la lesión de los meniscos se puede presentar la lesión del cartílago que tapiza las superficies de los huesos de la rodilla, en muchas ocasiones es necesario extraer, pulir o modificar esta superficie, para evitar mayor deterioro, traquidos, bloqueos de la rodilla, por medio de artroscopia de rodilla.

 
 
 
 
 
 
 
   
 
 

FRACTURAS DE LOS HUESOS DE LA RODILLA

En algunos traumas se pueden romper el hueso que soporta la superficies del cartílago de la rodilla, las grietas que se generan en la articulación deben ser reparadas de manera anatómica (milimétrica) para que la rodilla continúe prestando su servicio, esta reparación se hace mediante el uso de elementos como tornillos y placas y se puede monitorizar con el uso de la artroscopia.

ARTROSCOPIA DE RODILLA

Es una cirugía en la que se usan elementos de vídeo e instrumentos para trabajar por pequeñas heridas, llamadas portales, se puede realizar costura de tendones, pulir el hueso, retirar tejidos enfermos, reparar cartílagos, lavar o extraer cuerpos extraños y asegurar tejidos, para este se puede utilizar elementos motorizados, eléctricos y de coagulación. Normalmente es un procedimiento ambulatorio y de acuerdo a lo realizado en la cirugía, se les indicara cuanto tiempo debe permanecer inmóvil el pie con el uso de muletas y los ejercicios que debe realizar.
Puede presentar sangrado y mojar los vendajes con líquido que se utiliza para la operación, la rodilla se verá hinchada con gran volumen por los primeros días.
Puede presentar dolor para el cual se le formulara analgésicos, en caso de haberse utilizado bloqueo puede sentir zonas dormidas o paralizadas.

REEMPLAZO DE RODILLA

Como se ve en la ilustración es la cirugía para cambiar las superficies dañadas de la rodilla por elementos que remedan su forma y restauran el uso, la prótesis tiene un componente femoral un componente tibial y un componente rotuliano que permiten de nuevo tener un movimiento de la rodilla sin fricción entre los huesos acabando el dolor. La recuperación exige un empeño decidido para adaptarse y conseguir estas metas usted como paciente hace el 50 % del trabajo dándole el uso y movimiento para restaurar la función.

RECOMENDACIONES QUIRÚRGICAS

  • Lleve las órdenes de la cirugía a su seguro para ser autorizadas.
  • Cuando estén autorizadas diríjase a la institución en la cual le van a realizar el procedimiento,  para que le programen su cirugía.
  • Debe asistir a una valoración pre anestésica en esa institución.
  • Si toma medicamentos como: aspirina, ginkgo biloba, anticoagulantes, y antiinflamatorios debe suspenderlos (5) días antes de la cirugía.
  • El día de su cirugía debe asistir en ayunas (no consumir alimentos, ni líquidos por 8 horas antes de la cirugía).
  • Debe llevar todos los exámenes que hayan tomado durante el proceso (resonancia magnética, radiografías, ecografías entre otros).
  • Presentarse el día de su cirugía con un acompañante responsable.

 

RECOMENDACIONES POSTQUIRÚRGICAS

  • Puede apoyar el pie desde el primer día.
  • No necesita utilizar muletas más de 3 o 4 días.
  • Puede caminar trayectos cortos.
  • Mantener los vendajes por 5 días, puede existir mancha de sangre que no significa peligro.
  • Debe hacer ejercicios de extensión completa desde el primer día.
  • Movilizar tobillo y pie para mejorar la circulación, muchas veces al día.
    Puede doblar la rodilla lo que le permita el vendaje, apoyando el pie en el piso.
  • Son signos de alarma enrojecimiento o secreción en las heridas y debe asistir a revisión por estas razones.
  • Debe agendar el control en un mes con el Dr. Alejandro López en la institución donde fue operado.

RIESGO DE LA CIRUGÍA DE  RODILLA

A pesar de la adecuada elección de la técnica, de su correcta realización y de las medidas generales que se toman para evitarlas, se pueden presentar complicaciones.
Se le solicitara leer, revisar y firmar un documento en el que se estipulan las complicaciones posibles en su cirugía y los peligros que puede existir para realizarla, este documento tiene que estar diligenciado y entregado el día de la operación.